Un día andaba un pingüino nadando solo y perdido. De repente, llegó a la orilla de una playa desconocida. Justo ahí estaban dos perros ovejeros haciendo su trabajo: guiar ovejas. Uno de los perros vio al pingüino que estaba perdido. Decidió ir a ayudarlo. El pingüino, con cara asustada, lo miró y le dijo…

Isabel Cristina Livacic Sáez
9 años
Copiapó
Tercer lugar región de Atacama

Denounce with righteous indignation and dislike men who are beguiled and demoralized by the charms pleasure moment so blinded desire that they cannot foresee the pain and trouble.