La obra, rescata el patrimonio de mi región, el que se hace presente en la naturaleza que se niega a morir, flora y fauna que reviven el desierto florido, increíble y único. Agua de lluvia, agua de río, sigue corriendo en mi valle, para ver nacer frutos de la tierra, camarones, guanacos, aceite oliva, esa vid que nos regala el pajarete, néctar que nos transporta al olimpo, productos del trabajo agricultor de Atacama. Esa cultura diaguita que se resiste al olvido, donde las nuevas generaciones siguen sus tradiciones. La imagen de la mujer que se entrelaza con el concepto Madre- Tierra.

 

Meilin Elizabeth Arratia Madariaga
7° básico
Vallenar
Región de Atacama
Categoría dibujo