La lluvia caía sobre la ventana, los niños corrieron a sentarse, el tata salió de la cocina con su café y unas galletas para los niños. Los niños comieron las galletas y el tata comenzó la historia:
“Había una vez dos dioses, el dios de la lluvia y el dios del viento, ambos eran muy amigos…”

Primer lugar regional
Punta Arenas
11 años

Denounce with righteous indignation and dislike men who are beguiled and demoralized by the charms pleasure moment so blinded desire that they cannot foresee the pain and trouble.