Ocurrió una tarde cálida en la que, de un momento a otro, se comenzaron a avecinar las suaves nubes en el cielo azul. Junto a mis amigos y nuestras respectivas familias nos encontrábamos caminando por el sendero del Pescador.

Con mis amigos decidimos jugar a las escondidas por el sendero, nuestro juego preferido. Caminé a esconderme bastante más adelante que ellos, ahí fue cuando me senté en un tronco cerca de un arrayán y me saqué los zapatos para tender mis pálidos pies sobre el musgo verde, cerré mis ojos y escuché el melodioso trinar de un chucao a mi derecha, me sentía adormilado del cansancio de tanto jugar, entonces las cosas cambiaron. Al despertar, el suelo del sendero eran unos adoquines negros y limpios, había faros entre los numerosos árboles y ya no oía a mis padres conversando cerca.

Segundo lugar regional
Aysén
13 años

Denounce with righteous indignation and dislike men who are beguiled and demoralized by the charms pleasure moment so blinded desire that they cannot foresee the pain and trouble.