The Criminal Justice System Racist Essay Dbq Essay Frame How Do Write An Essay For College Application Bulacan Governor Wilhelmino Alvarado Scholarship Essay Hispanic Heritage Scholarship Essay Essay On Disability Discrimination In School Cases

El Cascocha

Medio de transporte, encomienda y correspondencia. Esta historia me la contó mi abuelita y una exprofesora de la escuela Los Choros. Ellas me contaron que antes en el pueblo solo había un medio de transporte, un camión llamado “El Cascocha” y su historia es la siguiente: En los años 50, un grupo de trabajadores del pueblo Los Choros, que trabajaban en El Tofo, un mineral de fierro, realizaron un aporte económico en partes iguales y formaron una cooperativa, a través…

0
Read More

Juan y medio

Mi abuelita que contó que cuando era joven era amiga de una linda jovencita llamada Anita Miranda Carreño. Con una sonrisa y mirando hacia el horizonte, me dijo que se conocieron en el colegio y que entablaron una gran y duradera amistad… Mi abuelita Carmencita se refirió también al esposo de Anita que se llamaba Juan que era un señor muy, pero muy alto y de gran peso. Juan era solitario y no tenía amigos, porque cuando iba a la…

0
Read More

El poncho

Caminaba por los tranquilos parajes de Chalaco pensando en cosas triviales, hasta que levanté la vista de casualidad y vi un poncho en la copa de un árbol. Era el poncho más bonito que había visto en la vida. Era negro con bordados rojos y blancos, además los bordes parecían del más puro oro. Sin dudarlo ni un segundo, me subí a la copa del árbol a buscar esa belleza; ¡debía ser mío!, ¡era mío! Mientras más alto subía en…

0
Read More

El valle del Encanto y las piedras tacitas

Un día en el jardín de mi casa vi cómo los pajaritos buscaban agua. Fui y traje una taza con agua para ayudarlos. Entonces, mi abuelita me contó de un lugar, aquí, al interior de la cuarta región, donde hay piedras tacitas, llamándose así, porque tienen forma de taza, como si fueran hechas de greda. ¿Sabes por qué? Cuenta la historia que un hombre inca que llevaba un importante mensaje había recorrido mucho, mucho camino, y hacía mucho calor… Guillermo…

0
Read More

Los quesos de la familia Portilla

En un lugar llamado Los Colorados, cerca del poblado de Cachiyuyo, viven dos personas llamadas Guillermo y Graciela, crianceros de ganado caprino. Todos los días se levantan muy temprano para ordeñar sus cabritas, para tomar leche fresquita y hacer quesos deliciosos. Después del desayuno, Chelita, como la llaman con cariño, se dispone a elaborar sus quesitos, mientras Guillermo lleva su rebaño al cerro, así comen pastito tierno y producen mucha leche…   Fabián Guillermo Alberto Guerrero Portilla 10 años Vallenar…

0
Read More

La casona en la cima del cerro

Había una vez, una casa sobre un cerro en las cercanías de Tierra Amarilla. Era antigua, con muchas habitaciones, un gran patio interior con una hermosa pileta y una campana de bronce colgada en uno de los árboles más grandes del jardín. Para llegar al valle se debían bajar 103 enormes escalones de cemento…   Sebastián Ignacio Riveros Vicente 9 años Copiapó Segundo lugar región de Atacama

0
Read More

La niña de sal

En los tiempos de los años 30, en Chañaral, vivía una hermosa niña, a la que todos llamaban Norma. Ella amaba el mar y siempre se le veía caminando sola por las orillas de la playa Grande de esta ciudad. Siempre acompañada de un perro, al cual llamaba Negro. Norma siempre decía que le gustaría algún día vivir en el mar, ser parte de este infinito cielo de sal; era feliz cuando nadaba en sus olas. Sus amigas murmuraban que…

0
Read More

La cebolla bailarina

Un día fui a la Vega Central de Antofagasta acompañando a mi abuelita y a mi tía; esto fue un domingo. Mientras ellas se detuvieron a comprar, yo me alejé, porque me llamó la atención una cebolla; no era igual a las demás, su brillo la distinguía de las otras, y ahí me puse a imaginar: un día una cebolla pensó en ser bailarina; fue a muchos lugares donde le decían: “Te pareces a un oso goloso, estás muy redonda”;…

0
Read More

Los cuatro vientos

Me contó mi mamá, que su abuelita le relataba que una señora tenía cuatro hijos y eran muy, pero muy pobres, y ya no tenía qué darles de comida. Lloraba y lloraba la señora sin consuelo. Los hijos estaban con hambre y eran muy demandantes, no comprendían la situación; ellos solo exigían alimentos a su madre, entonces ella tomó una decisión. La mamá les sirvió a sus cuatro hijos un trozo bien grande de carne para que saciaran su hambre……

0
Read More
Invita
Organizan
Colaboran
Fucoa

Fundación de Comunicaciones, Capacitación y Cultura del Agro. Ministerio de Agricultura.

Mail

concursocuentos@fucoa.cl

Facebook

www.facebook.com/concursocuentos